Saltar al contenido

6 síntomas comunes del TDAH en adultos

El TDAH es un trastorno mental muy común, en su mayoría diagnosticado en la infancia.

Sin embargo, dado que este trastorno no significa que el coeficiente intelectual de una persona sea más bajo o más alto, también significa que la persona no está en el espectro autista.

Lo que significa que una persona con TDAH simplemente hace las cosas de manera diferente a los demás sin que ello implique que tenga un coeficiente intelectual más bajo o más alto.

Aún así, las cosas extrañas y las dificultades que experimentan relacionadas con este trastorno pueden hacerlos sentir muy alienados y extraños a veces;

Estas dificultades pueden ser tan sutiles, pero drásticas, que pasan desapercibidas para los demás.

Con el resultado de que a una persona nunca se le diagnostica TDAH y se siente rara para siempre.

Similar a cómo se sentiría una persona con ansiedad si no se percibiera su condición.

Por lo tanto, debemos ser conscientes de ello para poder superarlo y aceptarlo.

Sin embargo, el TDAH no es algo que podamos superar, pero ciertamente es algo con lo que podemos vivir y utilizar para nuestro propio beneficio.

Por lo tanto, si siente que podría estar afectado por el TDAH, es importante que un profesional de salud mental lo diagnostique antes de concluir que realmente es así.

Después de todo, el TDAH no es algo que haga la vida más fácil.

Más bien, estas personas encuentran cosas más difíciles de aprender, lo que lleva a contratiempos y adversidades.

Pero también significa que han desarrollado una resiliencia impresionante porque han experimentado más contratiempos que otros.

Algunas cosas que solo las personas con TDAH pueden entender

Es posible que una persona con TDAH no se sienta diferente siempre que las instrucciones para una actividad en particular sean precisas y claras.

Incluso se da el caso de que estas personas muestran mucha creatividad y habilidad artística incluso desde niños, porque no hay reglas en el arte.

Pero donde realmente se sienten fuera de lugar es donde se deben seguir las reglas.

Por lo tanto, estos niños fallarán en bailar, actuar, aprender y procesar nueva información.

Algunas de las cosas más comunes pero mundanas relacionadas con este trastorno incluyen que una persona no pueda distinguir la derecha de la izquierda, que no pueda leer un reloj analógico, que tenga dificultades

cae para aprender meses y dominar los pasos de baile.

Esto conduce entonces a dificultades generales de aprendizaje, ya que les resulta difícil concentrarse y tienden a evitar las cosas que no les interesan.

También tienen mal sentido del tiempo, les cuesta organizarse, siempre llegan tarde y se olvidan de cosas como B. comprar pan de camino a casa.

Hace que los demás piensen que son menos inteligentes, inmaduros e incluso descuidados.

Pero ese no es el caso, porque el TDAH no afecta el coeficiente intelectual de una persona.

Algunas de las personalidades más famosas también lo tuvieron/lo tienen, como por ejemplo: p.ej.:

Michael Phelps, Emma Watson, Albert Einstein, Vincent Van Gogh, Michael Jordan, etc.

Es sorprendente cómo se las han arreglado para ser tan buenos en cosas en las que estaban destinados a fallar.

Lo cual también tiene mucho que ver con los aspectos positivos del TDAH:

  • La capacidad de entrar en hiperconcentración, un estado en el que puede estudiar con una concentración superior a la media mientras se ralentiza durante un período prolongado de tiempo;
  • Darte cuenta de que ciertas cosas requieren un esfuerzo extra, lo que te hace trabajar el doble que otras.
  • La comprensión de que un enfoque diferente puede conducir a los mismos resultados;
  • Y un enfoque más creativo de las cosas, pero también la capacidad de asumir riesgos más a menudo.

Entonces, el TDAH puede ser muy difícil, pero eso no significa que no puedas lograr grandes cosas;

Todo lo contrario.

Porque ofrece un enfoque diferente de las cosas, que a veces resulta no menos eficiente que el «normal».

1. Baja autoestima

Debido a que las personas con TDAH luchan con ciertas tareas que parecen fáciles para los demás, se sienten menos seguras y menos inteligentes;

Porque algunas cosas que no entienden están relacionadas con su trastorno más que con su inteligencia.

Una persona diagnosticada con TDAH no tiene un coeficiente intelectual más bajo, ni pertenece al espectro del autismo.

Más bien, tienen un coeficiente intelectual promedio o superior al promedio debido a su composición genética.

Sin embargo, a menudo se desempeñan mal en la escuela porque incluso las tareas simples les parecen tan complejas que se dan cuenta de su trastorno.

Posteriormente, estos problemas pueden traducirse en una baja autoestima a la hora de tener citas, conducir, empezar un nuevo trabajo, etc.

2. Un coeficiente intelectual promedio o superior al promedio

De hecho, las personas que nacen con TDAH en realidad no tienen un coeficiente intelectual más bajo, pero es posible que tengan un coeficiente intelectual más alto.

Sin embargo, tienen dificultades con ciertas cosas que son más fáciles de manejar para otros.

Esto puede variar desde memorizar frases simples hasta cosas promedio como aprender a conducir.

Sin embargo, la suma de sus deficiencias, como la falta de concentración, la multitarea deficiente, la reacción lenta y el tiempo de permanencia, y la incapacidad para reconocer ciertos patrones, les dificulta aún más las cosas.

Por lo tanto, una persona con TDAH nunca debe ser demasiado dura consigo misma porque las cosas son realmente más difíciles para ella debido a su trastorno.

Sin embargo, la principal ventaja de este trastorno es que son más persistentes en sus objetivos, lo que a menudo conduce a un éxito superior al promedio en comparación con una persona que no tiene TDAH.

3. Una susceptibilidad a los accidentes

Una persona que sufre de TDAH puede ser experimentada como torpe, olvidadiza y propensa a los accidentes.

Esto hace que parezcan menos inteligentes, serios y maduros, por lo tanto, menos inteligentes.

Además, suelen tener problemas para leer las instrucciones y no llegar a tiempo a los eventos importantes;

Incluso pueden llegar tarde al trabajo todas las mañanas.

Sin embargo, eso no es algo que los haga menos inteligentes, es solo la forma en que hacen las cosas y responden a las responsabilidades y reglas.

Estos déficits también pueden compensarse aumentando la exposición a actividades que requieren disciplina y esfuerzo.

4. Dificultades de aprendizaje

Como se mencionó muchas veces antes, el TDAH es un trastorno que afecta la capacidad de aprender y también la moldea de otras maneras.

Similar a la dislexia u otros trastornos, esto significa que una persona no nace con necesidades especiales sino que necesita más tiempo y esfuerzo en general para aprender ciertas cosas.

Por ejemplo, les toma 5 horas más aprender algo que otra persona aprende en 2 horas;

Pero cuando se concentran en la hiperconcentración, pueden aprender cosas increíblemente complejas a velocidades superiores a la media.

Sin embargo, se necesitan horas y horas para entrar en ese hiperenfoque mientras se aprende a una velocidad y concentración inferiores a la media.

Sin embargo, una vez que uno logra ese hiperenfoque, se pueden lograr cosas asombrosas.

5. Dificultades en las relaciones

Para las personas con TDAH, el trastorno también afecta sus relaciones personales y sus citas;

Esto se debe a que su tendencia a ser olvidadizos y «menos buenos» en ciertas cosas los hace parecer menos maduros.

Como resultado, son juzgados por sus parejas porque encuentran difíciles las cosas cotidianas.

Lo que lleva a mucho nerviosismo en su vida, pero también a la depresión.

Porque están constantemente acosados ​​por las consecuencias de su trastorno.

Lo que también los hace sentir incomprendidos y extraños en comparación con otras personas.

6. Depresión y pensamientos suicidas

El último síntoma del que muchos adultos con TDAH no son conscientes es la propensión a tener pensamientos depresivos e incluso suicidas.

Como todos los problemas y síntomas enumerados en conjunto pueden tener un impacto bastante grande en la vida y la capacidad de una persona para ser funcional.

Un adulto con TDAH vive la vida de sentirse inteligente pero estúpido e inseguro.

Tiene gran dificultad para realizar tareas sencillas y aprender cosas nuevas que necesita para su progreso.

Todo esto está afectando sus relaciones personales, su carrera, su salud mental y su calidad de vida en general.

Por lo tanto, no es de extrañar que en algún momento un adulto con TDAH encuentre la vida demasiado y tenga pensamientos suicidas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.