Saltar al contenido

8 comportamientos comunes de las personas que han experimentado un trauma a una edad temprana

Probablemente conozcas a alguien que experimentó un trauma en su infancia. ¿O lo has experimentado tú mismo?

De este tema no se habla tan a menudo, aunque debería mencionarse mucho más.

El trauma infantil puede afectar toda la vida de una persona. Y, sobre todo, las personas desconocen por completo que ciertos comportamientos fueron causados ​​por este trauma.

A menudo, las personas también tienden a reprimir este trauma y no quieren hablar de él para no tener que recordar eventos específicos de la infancia.

Y aunque nadie puede predecir el trauma o saber cuál será el resultado general, los efectos del trauma son profundos.

El trauma sucedió hace 10, 20 años pero el dolor es exactamente el mismo que en el momento en que sucedió.

Quienes han sufrido un trauma llevan consigo las cicatrices durante toda su vida.

En esta publicación, mencionamos 8 signos que indican que uno experimentó un trauma a una edad temprana.

Quizás te reconozcas a ti mismo o a alguien importante para ti en estos signos.

1. Baja autoestima

Baja autoestima

Mucha gente no quiere desarrollar mucha autoestima en absoluto, porque piensan que solo las personas egoístas y las personas que solo piensan en sí mismas hacen eso.

No ven para nada desde la esquina que esa actitud es sana e importante, para que uno pueda apreciarse primero a sí mismo y luego a las demás personas que lo rodean.

Pero, ¿podría ser que la baja autoestima sea la causa del trauma infantil?

Cuando alguien carece de autoestima, se asocia a que esa persona ha sufrido un trauma a manos de un cuidador.

De niños, buscamos la validación y la aprobación del mundo exterior, y cuando suceden cosas malas, nuestro primer instinto es que debe haber algo malo en nosotros.

Siempre buscamos errores y defectos en nosotros mismos, sin pensar que quizás alguien más se equivocó y no nosotros.

Se necesita mucho tiempo para desarrollar la autoestima. Cuesta mucho trabajo hacerlo, y es una buena idea ver a un psicólogo y hablar con él al respecto.

2. depresión

depresiones

depresiones

En el mundo de hoy se puede ver que muchas personas sufren de depresión. Hay una gran cantidad de factores y causas de por qué se produce la depresión en las personas.

Puedes estar deprimido y no hacer nada durante años. Cuando se trata de salud mental, las personas generalmente son muy perezosas y piensan que visitar a un médico es una pérdida de tiempo.

Por otro lado, hay muchos prejuicios cuando la gente dice que otras personas están locas cuando necesitan atención de salud mental.

El trauma temprano puede conducir a una variedad de trastornos mentales que van desde la ansiedad hasta la depresión, el trastorno bipolar o la esquizofrenia.

Se desconoce la razón de esto, pero la teoría es que, en última instancia, el trauma reprograma el cerebro.

Si crees que puedes estar sufriendo depresión, consulta con tu médico o psicólogo. Definitivamente te ayudarán.

3. Comportamiento pasivo-agresivo

comportamiento pasivo-agresivo

comportamiento pasivo-agresivo

Esta condición surge con mayor frecuencia cuando uno no quiere abordar la causa raíz de los problemas directamente. Entonces solo se acumulan más problemas, que luego conducen a un comportamiento agresivo.

Peor aún, estas personas se vuelven pasivas al mismo tiempo.

Cuando las personas están demasiado asustadas para hacer esto último, pasan mucho tiempo tratando de sofocar la ira y el resentimiento que se alojan en lo más profundo de ellos.

Incluso si logran suprimir estas emociones, eventualmente explotarán y no podrán soportarlo más.

Es posible que no estén listos para una confrontación directa, pero están comenzando a lidiar con ella de una manera pasivo-agresiva, en un esfuerzo por permanecer sutiles y al mismo tiempo transmitir su punto de vista.

Lidiar con el trauma es muy difícil. Hay mucho de qué hablar y muchos consejos que dar, pero cuando se trata de actuar, será un desafío.

Muchas personas no son capaces de pasar por esto por sí mismas y eso es comprensible.

Si no desea visitar profesionales, intente hablar con alguien de su familia. Ese es un buen punto para empezar. Cuando esté listo, está obligado a dar el siguiente paso.

4. Ataques de pánico frecuentes

Los ataques de pánico frecuentes pueden ser un signo de trauma infantil.

Los ataques de pánico frecuentes pueden ser un signo de trauma infantil.

Este signo también se puede ver y reconocer en muchas personas hoy en día. Puede que no sea un trauma infantil, pero los ataques de pánico a menudo ocurren debido a esto.

El ataque de pánico y la ansiedad pueden surgir en cualquier período de su vida. Pero el desencadenante se encuentra con mayor frecuencia en la infancia, aunque eso no es tan obvio.

Habiendo experimentado lo peor desde el principio, creen en el fondo que cualquier situación puede escalar sin control.

Afortunadamente, si se reconocen y tratan, los ataques de pánico se pueden manejar con la ayuda de un consejero o psiquiatra.

Si no hablas de ello, podrías pensar que eres el único que sufre ataques de pánico. Sin embargo, si discute este tema con alguien, seguramente aprenderá que muchas personas luchan con él.

Eso no es bueno, por supuesto, pero es mejor hablar de eso que amarrarlo en uno mismo.

5. Miedo a ser abandonado

Miedo a ser abandonado

Miedo a ser abandonado

Este es el signo más común que se observa en personas que han experimentado un trauma infantil.

Estas personas pueden haber sido abandonadas por sus padres cuando eran jóvenes, y es comprensible por qué temen ser abandonados por alguien a quien quieren.

Si su trauma tiene sus raíces en el abandono, puede llevarlo a creer que todos lo abandonarán.

Este signo o condición puede conducir a problemas en las relaciones.

Es posible que tenga problemas para encontrar un cónyuge o vincularse con alguien.

Incluso cuando desarrollas sentimientos por alguien, te resulta difícil creerle a esa persona.

Si sigues haciendo preguntas como «¿Me dejarás?», puede ser muy agotador para tu pareja.

La clave para resolver este problema es una buena y sana comunicación.

6. Tensión constante

tensión constante

tensión constante

La experiencia traumática de la infancia puede haber quedado atrás, pero a algunas personas les resulta difícil dejarla ir.

Siguen pensando si algo podría haber sucedido de manera diferente y reproducen el escenario una y otra vez en sus cabezas.

Son muy conscientes de que sus circunstancias han cambiado, pero siempre se preparan para que esos problemas vuelvan, algunos incluso sin saberlo.

Están en un estado de tensión constante que les impide vivir la vida como se debe vivir.

Simplemente no puedes dejarlo ir y disfrutar de la vida. En el fondo de sus mentes, estas personas siempre piensan que algo malo sucederá si no piensan en ello o si se divierten un poco.

Esto se ve típicamente en sobrevivientes de abuso físico, pero también en personas que se han derrumbado por el exceso de trabajo.

7. Mala toma de riesgos

Cualquier experiencia traumática en la infancia puede cambiar por completo el resto de tu vida.

También puede tener miedo de correr riesgos y tratar de hacer cambios en su vida. Aunque no estés contento con tu vida, tendrás miedo de correr riesgos y hacer cambios.

Estarás ansioso porque quieres estar seguro de que nunca más te encontrarás en esta situación o en una similar en tu vida.

Te gusta quedarte donde te sientes cómodo, incluso si eso significa evitar que alcances tu máximo potencial.

Además, estás atascado en una rutina y haciendo tus tareas mecánicamente. De esta manera crees que estás protegido de los malos cambios viviendo de la misma manera todos los días.

8. Mal control de los impulsos

Mal control de los impulsos

Mal control de los impulsos

Desafortunadamente, la condición de nuestros cuerpos también puede sufrir cuando hemos experimentado un trauma infantil.

El trauma afecta el sistema nervioso central, que a su vez afecta nuestro control de impulsos.

La causa de esto es el estrés que afectó a nuestro sistema nervioso cuando éramos jóvenes.

Las personas que experimentan un trauma desde el principio a menudo tienen problemas para tomar decisiones impulsivas.

1656435549 826 8 comportamientos comunes de las personas que han experimentado un - 8 comportamientos comunes de las personas que han experimentado un trauma a una edad temprana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.